Incluso los feroces cocodrilos muerden más de lo que pueden tragar. Qué impresión!

El cocodrilo mordió a la enorme anguila eléctrica atrapada en el anzuelo pensando que era un bocado fácil. Recibió tal descarga eléctrica que literalmente acabó frito! La reacción del camarógrafo es casi histérica al ver que estaba muerto. Impresionante.