Tiroteo en Dallas. Francotirador embosca a la policía durante manifestación.

La desesperación y el coraje fue lo que ocasionó que por lo menos dos francotiradores aprovecharan las protestas por la muerte de dos personas de color esta semana a manos de la policía para disparar y asesinar a cinco policías y herir a otras diez personas.

0708policeajdhgjasg_1467967852358_3837626_ver1.0

Esta secuencia de eventos está destrozando a Estados Unidos, una nación considerada bajo control y orden, pero que se encuentra en estos momentos profundamente dividida por que los cuerpos de policía tratan de diferente manera a blancos y negros. En el caso de personas negras, disparan primero y preguntan después, como se comprobó esta semana en los casos de Alton Sterling y Philando Castiel, que murieron en detenciones simples, donde no había motivo para que los oficiales temieran por su vida, y sin embargo dispararon y mataron a los sospechosos.

Estos homicidios por parte de la policía son sólo los últimos en una larga cadena de incidentes que tiene desesperado y enojados a la comunidad de color, incluyendo negros, latinos, asiáticos y otras etnias.   Eso originó que un grupo enojado y harto realizó actos de venganza contra la policía de Dallas.

En esta imagen se ve cómo un policía vestido de civil se ocultaba tras pilares de concreto para repeler la agresión de los francotiradores desconocidos, pero finalmente fue abatido.