Conoce al gato menos romántico del mundo. Es el Grinch del amor.

Este gato ODIA que su dueño lo bese, y no tiene ninguna reserva en hacérselo saber. Tal vez si el dueño le llevara serenata antes de besuquearlo podría convencerlo que es amor verdadero, no creen?