Sacudiendo la calavera como nadie. Qué ritmo!

Los invitados a la boda regresaron uno a uno a su lugar al ver que nadie era digno de bailar junto a este joven al ritmo del Cha cha slide. Después de mirarlo, no sabemos si nos atreveremos a bailar alguna vez. Que apantallada!