Y esto es porqué no debes irritar a la Guardia Real

El turista chino pensó que podía fastidiar al disciplinado elemento de la Guardia Real de la Reina, en Inglaterra. Pero en cuanto cometió la imprudencia de tocarlo, comprobó que no se trataba de un muñeco sino un militar autorizado a usar poder letal. Seguro que después de esto, el atolondrado turista necesitó cambiarse de pañales.