Este adorable conejito rescatado y su botella diminuta es lo más adorable que veras jamás.

Entre más pequeño el bebé, más adorable es y este minúsculo bebé conejo se lleva el premio. También es el más afortunado, pues fue encontrado en un basurero, huérfano y solo, y adoptado por un alma compasiva que tuvo la paciencia de cuidarlo hasta que fue capaz de comer por sí solo.