Especialistas enseñan a este bebé a recuperar el valor.

El bebé lémur nació y vivió en cautiverio. Rescatado por una sociedad protectora que planea devolverlo al hábitat salvaje, tiene que aprender a perder el miedo a caer al saltar de un punto a otro, que es lo que los lémures hacen al trasladarse en la selva. Con la ayuda de sus cuidadores, poco a poco retoma la confianza. Es un auténtico encanto.