Fantasmal niebla cubre pueblo. Escalofriante.

Salida de una película de terror, un espeso banco de niebla tragó un pueblo en Newfoundland, Canadá. Eso que ven no son montañas, es niebla. Y cuando la niebla llega, ya no hay donde esconderse.