Cuando crees haber tomado la fotografía perfecta.

Cuando piensas que tomaste la foto perfecta o la foto dirigida sólo a ese alguien especial en tu vida, pero al mirarla descubres en el fondo un espectador que la arruina. A eso se le llama Fotobombing, y es frustrante.