El gato cretino.

A este gatito malvado no le importa nada, menos el vaso en la mesa. Nota como incluso voltea a mirar retador a su dueña. Solo lo perdonamos porque es una encantadora bola de pelos. No importa que tenga el carácter de una tía cuarentona amargada.

Add Comment