Bebes comiendo limón por primera vez.

Levemente cruel pero muy divertido. Las caras arrugadas y los ojitos interrogantes de esta colección de bebés que prueban lo ácido por primera vez, no se compara con nada. Lo mejor de todo, es que sabemos que no se les lastima en absoluto, lo que nos quita el remordimiento de divertirnos con ellos.

Add Comment